Por qué octubre es el mejor mes para viajar a la India

Perderse en más de tres millones de kilómetros cuadrados es un verdadero desafío. Más aún cuando se trata de un país entero, lleno de cultura, fiestas, adoraciones, sabores y colores.

Eso pasa con India. Planear un viaje a esas tierras puede parecer un sueño, pero puede hacernos sufrir más de la cuenta, cuando vemos que es necesario sumar y sumar días para conocer lo máximo posible. Peor aún, puede transformarse en una experiencia no tan grata, si es que escogemos la época equivocada para comenzar la travesía.

Aquí te dejamos algunos tips para que el viaje soñado a la India sea eso, un sueño.

Lo mejor pasa en otoño

Si se trata del mejor mes para visitar la India, octubre es -sin dudas- cuando hay que ir. Y aquí se conjugan diferentes factores que hacen la diferencia entre un buen viaje a la India y un viaje inolvidable, del que no dejaremos de hablar por toda la vida.

¿Por qué octubre? Álvaro Castilla, gerente comercial de Travel Security, nos aclara que -primero- las condiciones meteorológicas son las ideales. Empieza el otoño, la temporada de monzones ya se ha acabado y el calor es agradable.

Esto se convierte en el marco perfecto para vivir una de las festividades más importantes del año para los indios: el gran Festival de las Luces, Diwali, la razón más potente para hacer de octubre el mes ideal para visitar la India.

“Los indios salen a las calles a celebrar sus dioses y el turista es bienvenido a festejar junto a ellos”, explica Castilla.

Diwali es su propio año nuevo, donde veneran a sus dioses con muchas velas, comida (sobre todo dulce) y reventando petardos y fuegos artificiales. Aunque el ruido puede ser ensordecedor para los turistas, esta festividad -que dura cinco días- es un hito inolvidable, donde se puede vivir todo lo que los occidentales queremos conocer de esta cultura de riqueza infinita.

Después de Diwali

Una vez acabados los días de fiesta y aprovechando las bondades de octubre, el clima nos permite hacer safaris o disfrutar de playas, como  Varkala, Goa, Gokarna, Radhanagar Beach, Agonda y Palolem.

La India y su extensísimo territorio, permite hacer viajes de más de un mes para adentrarse en ciudades del interior y -con esto- empaparse más aún de su cultura. Sin embargo, si no se tiene la suerte de contar con vacaciones infinitas y sólo se dispone de algunos días, la recomendación es recorrer el Triángulo de Oro, en un viaje de seis días, que incluye: Delhi, Agra y Jaipur.

“Delhi, como buena capital, es la entrada a la India. Bulliciosa, sucia, tiene todo para comenzar a entender a esta cultura milenaria. Por eso, es imprescindible dar un paseo en rickshaw (típico vehículo asiático formado por un transporte de dos ruedas como una moto, un triciclo o una bicicleta a la que se le añadió asientos para transportar pasajeros) o asistir a uno de sus mercados, como el Khari Baoli, donde la especialidad son los frutos secos y las especias”, nos recomienda Travel Security.

En tanto, en Agra se puede visitar el Taj Mahal, y en Jaipur, que es la entrada al desierto, se pueden vivir experiencias tan típicas, como pasear sobre el lomo de un elefante (hay que llegar temprano para hacer la fila, porque siempre hay mucha gente esperando) o ver una película de Bollywood en el cine Raj Mandir.

Recuerda llevar siempre zapatos cómodos, porque los palacios y fuertes tienen cientos de escalones.

¿Cómo moverse?

Aunque arrendar un auto en otro país y moverse sólo con el GPS es una práctica cada vez más usual entre los viajeros, en India, lo más cómodo y seguro es contratar un transporte privado con chofer local.

No hay que olvidar que el tráfico en este país puede ser demasiado complejo para quienes no estamos acostumbrados a manejar por sus calles.

“Vale la pena contratar un guía para que viaje contigo, sobre todo teniendo en cuenta que en la India los precios son muchos más bajos que en el resto del mundo. Para trasladarse de ciudad en ciudad hay categorías de trenes que, sin ser de lujo, son seguros, limpios y te dan de comer todo el día, como el Shatabdi Express”, nos aconsejan en Travel Security.

Asimismo, es recomendable hacer los recorridos de manera “ligera”, dejando el dinero y elementos costosos en la caja fuerte del hotel.

No olvidar antes de viajar

 Antes de viajar, debes sacar una visa, la cual no es muy compleja de obtener. De hecho, se puede postular online en www.indianvisaonline.gov.in

Además, se puede sacar directamente en la Embajada de India en Chile, aunque aquí el trámite es más engorroso, pues hay que llevar el pasaporte, fotos y el itinerario que se seguirá en ese país.

Y aunque no es una exigencia, es recomendable vacunarse preventivamente contra enfermedades como el cólera, el dengue, las hepatitis A, B y E, la malaria y el tifus. Tampoco hay que olvidar llevar repelente para mosquitos y tomar SIEMPRE agua embotellada.

¿Los precios de los pasajes varían mucho entre la temporada alta y baja?

Álvaro Castilla, gerente comercial de Travel Security, nos explica que los pasajes aéreos dentro de la India no varían mucho de precio, pero mientras más anticipada sea la compra, es mejor, pues se van acabando los cupos. En temporada baja (abril a septiembre) la hotelería baja muchísimo, no así los pasajes. Eso sí, el calor puede llegar a los 40 grados y están los monzones. De hecho, no es recomendable viajar entre julio y agosto porque la temperatura puede llegar incluso a los 46 grados. En esta agencia, tienen programas especiales para conocer la India y se pueden conocer aquí https://www.travelsecurity.cl/Diwali-en-India

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *