Semana Santa en Omate: color, tradición y fervor

Una de las manifestaciones de fe y color más grande del pueblo peruano, reconocida como patrimonio cultural del país desde 2010, es la celebración de Semana Santa en Omate, Moquegua, a pocas horas de la ciudad de Tacna.

Este valle verde, con paisajes volcánicos espectaculares, exquisita gastronomía, pasado colonial y gran cultura por explorar espera a centenares de visitantes durante esta temporada del año por la características únicas que presenta la festividad omateña desde épocas inmemoriables, como los gigantescos altares con graderías de hasta 30 metros de longitud, conocidos como ‘Posas’.

Son siete enormes altares preparados para el Viernes Santo por los devotos o ‘poseros’, con una inclinación ascendente de grada a grada. La tradición dicta que, al finalizar la noche del viernes, cada altar debe estar vestido de color negro y blanco en señal de luto. Sin embargo, están adornados con imágenes religiosas, arcos florales e iluminados con luz blanca.

Al término del Sábado de Gloria, las telas negras que cubren las ‘Posas’ son sustituidas por otras de color rojo en señal de alegría y fiesta. La tradición es pieza clave en la procesión realizada por las principales calles de la ciudad, puesto que tienen lugares estratégicos en el recorrido.

Otra característica de la celebración omateña es la imagen que la protagoniza, el Señor de las Piedades de Quinistacas, el cual está sostenido por cuatro clavos, en lugar de tres como la mayoría de imágenes.

Omate es un destino ideal para desconectarse, experimentando cultura ancestral y naturaleza, así como saborear exquisitos manjares como el pan omateño, en su variedad de pan de trigo, bollo y mollete; y diversas frutas, pues es considerado el valle frutícola más importante de Moquegua.

Del 25 de marzo al 1 de abril no solo se disfrutarán tradiciones, color y fervor religioso a poca distancia de la ciudad de Moquegua y Arequipa. También se puede presenciar paisajes impresionantes en el Mirador del Cerro de Pucará y disfrutar de un tiempo de relajación en los Baños Termales de Coalaque. Es el momento preciso para visitar Omate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *